La Importancia de la Razonabilidad en la Resiliación Contractual.

/
/
La Importancia de la Razonabilidad en la Resiliación Contractual.

En una reciente sentencia emitida por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia, se abordó un tema de relevancia en el ámbito contractual: la resiliación unilateral y el deber de otorgar un preaviso razonable. El caso en cuestión involucró a dos empresas, en el que la primera decidió terminar unilateralmente su relación contractual, otorgando un preaviso que fue considerado insuficiente por la segunda.

El núcleo del conflicto radicó en la interpretación de la cláusula contractual que permitía a una empresa terminar el contrato “en cualquier momento”, pero que, según la corte, debía hacerlo de manera razonable y conforme a la buena fe y los usos del comercio. La corte determinó que un preaviso de apenas una semana no era razonable, dada la magnitud y duración de las operaciones entre las partes.

Por el contrario, se estableció que 7 u 8 días no constituía un plazo de preaviso razonable antes de terminar un contrato, sino que estableció que un plazo razonable en operaciones comerciales del tipo juzgado, debería oscilar entre un mínimo de 30 días y un máximo de 180 días, salvo alguna circunstancia particular, partiendo del artículo 1736 del Código Civil que establece un plazo prudente para la desocupación de un establecimiento comercial.

Este fallo resalta la importancia de la razonabilidad en las decisiones contractuales, especialmente cuando se trata de terminaciones unilaterales. Aunque la libertad contractual y la autonomía de la voluntad son principios fundamentales en nuestro sistema jurídico, estos deben ejercerse con responsabilidad y equidad. No basta con apegarse estrictamente a lo escrito en un contrato: es esencial considerar el impacto real y potencial de las decisiones en las partes involucradas.

La corte, también destacó que, en ausencia de una regulación específica sobre el plazo razonable para la resiliación contractual, corresponde a los jueces decidir esta cuestión. Este fallo, por lo tanto, no solo resuelve un conflicto entre dos empresas sino que también sienta un precedente importante sobre cómo deben interpretarse y aplicarse las cláusulas contractuales en el futuro.

En conclusión, la sentencia de la Suprema Corte de Justicia nos recuerda que, más allá de las letras de un contrato, es esencial actuar con razonabilidad, equidad y buena fe. Las decisiones contractuales no deben tomarse a la ligera, y siempre deben considerarse las implicaciones y consecuencias para todas las partes involucradas.

Fuente: Sentencia núm. SCJ-PS-22-2693 del 14 de septiembre de 2022 emitida por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia. 

Request a Call Back

Send us email